La manera más segura de afeitarse los testículos

 

 

afeitarse-testículos

Lo más probable es que ya estés haciendo algún tipo de mantenimiento debajo del cinturón, y si no lo haces, es hora de que llegues a él. ¡Estamos en 2018; si te esperas a que las mujeres cuiden sus genitales, entonces seguro que tú también lo harás. Ya sea que se trate de un simple recorte o de algo más profundo, tus testículos merecen toda tu atención.

Por hoy, sin embargo, vamos a centrarnos en tus huevos. Tus pelotas. Tus bolas. Y específicamente en el acto de afeitarlas. Porque hay algo intrínsecamente aterrador acerca de apuntar con una espada a las partes más sensibles y amadas del cuerpo. ¿Y si algo sale mal y tus bolas terminan con un tajo? O, peor aún, ¿qué pasa si cortas algo equivocado? Estas son preocupaciones válidas. También son la razón por la que hemos compilado el siguiente tutorial paso a paso, para que puedas proceder sin estrés ¡y sin miedo a lesionarte!

1. Primero de todo, la ducha.

Una vez que has decidido seguir adelante, el primer paso para afeitarse los testículos, es proceder como lo harías con cualquier buen afeitado, suavizando el vello con agua tibia. Si entras en este link, te llevará a Comodepilarse.info, donde obtendrás mucha más información sobre este tema y sobre la depilación en general ¡para que te conviertas en un experto!

Una ducha es ideal porque también hará que tus testículos cuelguen sueltos, lo que hará que pasar una cuchilla de afeitar sobre la piel sea mucho más fácil.

2. Elige las herramientas correctas.

Al igual que un cirujano preoperatorio, asegúrate de que todos los útiles necesarios -distintos a los suyos, claro!- estén listos antes de empezar a cortar.

Lo que necesitarás: loción pre-afeitado, crema de afeitar y una maquinilla de afeitar o corta pelos. Para antes del afeitado, te recomendamos la de Proraso: suavizará aún más el vello mientras mantiene tu piel más sensible bien humectada. En cuanto a la crema de afeitar, puedes usar la que usas normalmente, aunque sin perfume puede ser mejor porque tu piel de bola es más sensible que tu cara y prefieres no arriesgarte a una reacción alérgica.
En cuanto a las maquinillas de afeitar vs. los trimmers o recortadoras, tu elección viene de cómo de cerca o apurado  deseas el afeitado. Una recortadora, como el Phillips Norelco Bodygroom, generalmente será más fácil y seguro de usar. Las cuchillas, por otro lado, te afeitarán más de cerca pero requerirán más destreza. (Si decides ir con el último, la regla aquí es que cuantas más hojas, mejor. Y ni siquiera pienses en usar una maquinilla de afeitar recta. Eso es sólo un desastre.

3. Pre-recorta tu bosque.

¿Te has afeitado la barba antes? Bueno, aquí se aplica el mismo principio básico. Antes de realizar cualquier trabajo de bladework a ras de piel, recorta el cabello a una longitud más manejable. Esto minimizará el tirón de los pelos cuando lleguse a la maquinilla de afeitar, lo que a su vez conducirá a menos irritación de los testículos. Y eso es algo bueno.

4. Mantén la piel tensionada.

Como con cualquier afeitado, la clave de la cercanía es una superficie bien plana. Esto también evita que la piel ruede por debajo de la maquinilla de afeitar y se corte. Pero mientras que en el cuello eso significa simplemente levantar la mandíbula, con los testículos significa tirar del escroto incómodamente. Sin embargo, no te desanimes; afeita el dolor. Es la única forma de que salgas ileso.

5. Mantén el pulso firme.

¿Recuerdas cómo tu mano no podía dejar de temblar la primera vez que te afeitaste la cara? ¿Recuerdas cómo ese temblor te hizo cortarte una y otra vez? Ahora, imagínate si le haces el mismo tipo de daño a tu paquete. No es una vista bonita. Así que evítalo con movimientos suaves y una confianza inquebrantable.

6. Determina tus próximos movimientos.

Ahora que le has dado a tus testículos un bonito aspecto, la pregunta se convierte en: ¿hasta dónde vas a llegar con este esfuerzo de afeitarte? ¿Vas a parar en los testículos, o vas a seguir yendo hacia el gooch (es decir, el grundle, es decir, el “olor sexual”, es decir, esa longitud de piel entre la base de tus pelotas y tu trasero)? O tal vez incluso estás pensando en atacar ese valle de sombras conocido como tu ano?. Decidas lo que decidas, ten cuidado al correr una cuchilla de afeitar en un lugar que no puedas ver. Un espejo -o un socio extremadamente dispuesto a hacerlo- puede llegar muy lejos aquí.

7. ¡Usa aftershave durante días!.

Las quemaduras del afeitado y los pelos encarnados siempre son repugnantes, ¿pero en tus huevos? ¡Son realmente asquerosos! Aplica un chorro constante de bálsamo o aftershave para cortarlos en el paso hasta que vuelva a crecer una capa sana de rastrojo.

Luego vuelve al paso 1.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>