Información sobre la leche sin lactosa

La leche sin lactosa se ha convertido en un producto habitual en las estanterías de los supermercados y en las neveras de muchos hogares. Sus beneficios son muchos pero, ¿realmente sabes qué es exactamente? En este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre ella.

¿Qué es la leche sin lactosa y para qué sirve?

En primer lugar debes saber que la lactosa es un azúcar que se encuentra en la leche y, dependiendo de dónde provenga, tendrá más o menos. Un 15% de la sociedad tiene serios problemas en digerirla y presenta problemas como dolor abdominal, gases o diarrea, y ahí, es donde entra la nueva comercialización de leche sin lactosa dedicada a las personas que son intolerantes. Este tipo de leche lo que provoca es que se minimice el efecto pesado que se crea en el estomago. Su sabor puede ser algo más dulce que la leche “normal” aunque eso sí, mantiene todos y cada uno de los nutrientes y sigue manteniéndose como un alimento completo y lleno de vitaminas. Si notas algún síntoma de los descritos anteriormente, es posible que tengas intolerancia a la lactosa y deberás acudir a tu médico para que te diagnostique. En el caso de la leche sin lactosa para niños, es más que recomendable que seas aconsejado por un medico sobre aquello que es mejor. Tanto la leche materna como la preparada, cuentan con lactosa y, a la mínima sospecha, es mejor que un experto lo diagnostique.

Falsos mitos y verdades de la leche sin lactosa

Existen varias leyendas urbanas acerca de la leche sin lactosa. Por ejemplo, es falso que sólo las personas que son intolerantes puedan tomar esta leche ya que, como te hemos comentado, se mantienen todos sus nutrientes y no resulta perjudicial para las personas que si la toleran.

Debes saber que es también falso que la leche sin lactosa engorda menos. A pesar de rebajar la lactosa, la leche sigue manteniendo la grasa y, por tanto, deberás optar por las semi desnatada o la desnatada. Por cierto, no sólo la leche de vaca contiene lactosa, también la de cabra y oveja la tienen. Toda aquella leche que producen los mamíferos la contiene de forma natural.

Debes saber que existen diferentes tipos de leche sin lactosa en tu supermercado. Tienes aquellas que son bajas en lactosa, y las que, directamente, no la tienen. Dependiendo de tu caso y del diagnóstico del médico podrás optar por una o por otra.

Es también falso que sirva para mejorar el problema de estreñimiento. Sólo aquellas botellas que lleven fibra podrán ayudarte. Así que, a no ser que lo avise, no la utilices para solucionarlo por que no te hará nada. Aunque ya te avisamos que, de momento, es muy complicado encontrar leche sin lactosa que contenga fibra.

Y, por último, debes tener en cuenta que todos y absolutamente todos los productos lácteos tienen lactosa. No creas que es sólo la leche, también los yogures, la nata, el queso o la mantequilla lo tienen. Eso sí, cada vez más son las empresas que ya realizan todos estos productos sin lactosa.

Beneficios de la leche sin lactosa

La leche sin lactosa tiene los mismos nutrientes y alimenta igual que la leche normal. Por tanto, su principal beneficio es que te aportará todas las propiedades positivas a la vez que te rebaja la sensación de pesadez en el estómago. Aunque, debemos avisarte de que no lo notarás en un principio, será a lo largo de las semanas como notarás que toleras mejor este tipo de leche y, aseguran que, en avanzada edad, previene problemas en el estómago.

En el caso de que tu bebé tenga intolerancia a la lactosa, siempre y cuando esté diagnosticado por un médico como te hemos dicho antes, debes saber que existen preparados de leche que no contienen lactosa.

Cada vez existen más casos

Sí, se ha calculado que entre el 20 y el 40% de la población española ya es intolerante a la lactosa. Este número ha hecho que los productos se multipliquen y cada vez sea más común encontrarlos en el supermercado. Eso sí, tienes que tener en cuenta que existen dos tipos de problemas ante la lactosa.

En primer lugar, existe la intolerancia. En este caso, como te hemos comentado al principio, sólo notarás molestias en tu sistema estomacal sin que vayan a más. Pero, en segundo lugar, existe la alergia y, ésta, sí que es más preocupante. Los alérgicos no toleran absolutamente nada que contenga proteína de leche. Aquí ya no estamos hablando sólo de problemas estomacales, también notamos eczemas en la piel, hinchazones, asma o problemas para respirar y, como imaginarás, puede llegar a ser extremadamente peligroso.

Los expertos en sanidad lo tienen claro, no se puede decir que no a la leche. El calcio y los nutrientes que contiene son necesarios e imprescindibles para nuestro cuerpo y para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. En base a ello, se debe tener en cuenta que, sea con lactosa o sin, no debe ser sustituida por otro tipo de leche de origen vegetal como, por ejemplo, la de almendras, nueces, soja o avena. O, si se desea sustituir, siempre debe acompañarse por otro producto lácteo como yogures o queso.

Por tanto, si notas que sientes pesadez al beberte un baso de leche o al comer otro tipo de alimento con lactosa, debes acudir rápidamente a tu médico. Él, se encargará de guiarte y de proporcionarte la mejor opción para que puedas solucionar el problema y, ya te adelantamos, que lo más probable sea que te aconseje pasarte a los productos sin lactosa. Eso sí, no te preocupes ya que no te va a costar nada encontrar una solución. Hoy en día, casi todos los productos lácteos tienen su versión sin lactosa y existe un mundo de soluciones para todos aquellos que sufren este tipo de intolerancia.

Si, notas que tu pequeño tiene problemas tras las comidas, acude directamente a un pediatra para que él te guie en los próximos pasos.

Los beneficios de la leche sin lactosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>